12.6.12

martes

---Los caballeros no tenemos memoria.

 Comienza a mirarme sin perder detalle: labios, rodillas, torso. Nuestros cuerpos empiezan a tutearse, a reconocerse, como si hubiéramos sido (¿en otra vida, tal vez?) viejos amantes. Fue el día que me contó algunos detalles de su pasado, haciendo énfasis en la noche que conoció a Gustav Mahler, precisamente en casa de Bertha Zuckerkandl, entre estas mismas paredes. Cuando entramos al tema de los sueños y los planes, decide que es hora de partir.


Me despido de su falda en tafetán negro, de su piel maltratada y del veneno azul de sus ojos, con la promesa del reencuentro mañana mismo.


---Sí, mañana. 

3 comentarios:

javier dijo...

cómo me gustaría arrollarte con ese sol de media tarde

TORO SALVAJE dijo...

No quedan caballeros.
Y las memorias cada vez están más enfermas.
Quedan faldas y suspiros.
De momento.

angela dijo...

Que metafora Javi
beso

mmm....de momento....Toro
beso