1.10.11

sabadoo

Vive el hombre obsesionado con aves y felinos. Admira en los primeros la altaneria y en los segundos el valor, la elegancia de los unos y el majestuoso desden de los otros. Dibujó el humano desde antiguos rostros de águilas y leones en sus escudos y pabellones de guerra, y con frecuencia se ha ufanado de ser discreto como una pantera, de haber alcanzado las honduras más lejanas de los cielos a semejanza del cóndor, y de ser noctámbulo como las lechuzas, fiero como los leopardos, bello como un tigre, cantarín como el jilguero y mas astuto que un lince.
Pero adornado por tanta polvareda de vanidades, el hombre no ha logrado todavía volar como la más humilde de las moscas ni saltar de tejado en tejado con la majestuosidad de un piojo zapirón de barrio.
Le cagan las palomas y le bufan los mininos.
(fragm. Todos los sueños del mundo)

4 comentarios:

javier dijo...

fuimos creados los últimos, por ello lo mas perfectos, y soberbios y envidiosos
Inconformes con el don de la inteligencia querríamos las virtudes de los que nos rodean. Volar, agilidad, elegancia, belleza, Nadie que pueda hacernos sombra.
Los animales se acercan al agua para beber, los humanos, para ver nuestra imagen reflejada...y admirarla llenos de vanidad

MARIAN dijo...

ESTÁ CLRO EL SER HUMANO POR NATURALEZA ES ENVIDIOSO DESEA LO QUE EL DEL EN FRENTE TIENE, QUE NUNCA CONSIGUE, POR CIERTO.
UN SALUDO
MARIAN

angela dijo...

....pero tenemos algo maravilloso el poder de elegir ser mejores
besos

Cecy dijo...

Yo admiro de muchos animales esa capacidad de amor a sus dueños...y nosotros nos creemos tan perfectos de la creación que tenemos el don de ir destruyendo a nuestro paso, que ironía, verdad?
Eso, cultivemos ser mejores cada día.

Un abrazo!