30.9.11

lluvia, lluvia, lluvia

...animal extraordinario es la rana, digno de todo elogio y de merecida admiración. Carente de vanaglorias es dotado de gallarda discreción, demuestra que se puede vivir en este mundo sin necesidad de tener pelo como los mamíferos, plumas como las aves, escamas como los reptiles ni siquiera pelusilla de mosca. Luce la rana una piel tersa, escurridiza y acuosa; no se despeina al fornicar, no precisa del afeitado matinal que esclaviza al hombre ni gasta las horas en modelar sus cabellos a semejanza de la hembra humana. Brinca con la gracia de los saltamontes y nada entre dos aguas con los ojillos mirando al cielo. Elegante concilia como nadie lo bello con lo útil.
Pero su mas alta cualidad es de rango moral. La rana jamás intenta establecer con sus semejantes otra relación que no sea cumplir funciones de apareamiento. Ni pide amor ni da amistad, desdeña ese pertinaz esfuerzo humano por acercarce al otro, y en concecuencia se ahorra la amargura de comprender que. por lo general no somos más que extraños para el vecino, extranjeros ante el hermano, enemigos del cónyuge y extraterrestres en la consideración de los vecinos del barrio próximo............... ( fragm. Todos los sueños del mundo )

2 comentarios:

javier dijo...

jajajaja divertida entrada aderezada con rana reina de la charca.
Has comido alguna vez ancas de ranas?
yo si, tiene una carne deliciosa, aunque ya no voilveria a comerla, me da pena , me caen simpàticas las ranas

angela dijo...

No nunca. Pero tambien me dan penas son divinas.
b