30.6.09

Los amantes


El hombre tiene los ojos cerrados, una mano sobre su pecho, y otra sobre el muslo de ella, en intima complicidad.Para mi esa visión es recurrente e inmutable, nada cambia, siempre es la misma sonrisa plácida del hombre, la misma languidez de la mujer, los mismos pliegues de las sábanasy rincones sombrios del cuarto, siempre la luz de la lampara roza los senos y los pómulos de ella en el mismo ángulo y siempre el chal de seda y los cabellos oscuro caen con igual delicadeza.. Cada vez que pienso en ti , así te veo, asi nos veo detenidos para siempre en ese lienzo, invlunerablesal deterioro de la mala memoria.
Puedorecrearme largamente en esa escena, hasta sentir que entro en el espacio del cuadro y ya no soy el que observa, sino el hombre que yace junto a esa mujer. Entonces se rompe la simétrica quietud de la pinturay escucho nuestras voces muy cercanas.
Cuéntame un cuento- te digo
¿Como lo quieres?
Cuentame un cuento que no le hayas contado a nadie.
(Eva Luna y Rof Carlé cuento Isabel Allende)

1 comentario:

javier dijo...

y tambien los prerafaelistas. Es Tadema?