15.7.08

Un viejo que leía novelas de amor, de Luis Sepúlveda.
El otro se alejó para no estorbar, mas era tal la atención que el viejo dispensaba al libro, que no soportó quedar al margen
-¿De qué trata?
-Del amor.
Ante la respuesta del viejo, el otro se acercó con renovado interés.
-No jodas. ¿Con hembras ricas, calentonas?
El viejo cerró de sopetón el libro haciendo vacilar la llama de la lámpara.
-No. Se trata del otro amor. Del que duele.
En la niebla de los días

3 comentarios:

sandra rubio dijo...

Me gustó mucho.

Saludos!

Z E N dijo...

Buenísimo, como en pocas palabras, la síntesis puede lapidar la tontería.

Un beso grande.

7 dijo...

GRACIÑAS ANGELA, ES UN POEMA MUY MUY MUY ESPECIAL PARA MI.