31.10.12

jueves


                                             aqui estoy 
¿Por qué aguardas con impaciencia las cosas?
Si son inútiles para tu vida, inútil es también aguardarlas.
Si son necesarias, ellas vendrán y vendrán a tiempo.
¿Crees tú que el Destino se equivoca?
¿Piensas que el manzano dará una manzana menos de las que debe dar en la estación?
¿Imaginas que va a olvidar el rosal alguna rosa?
La espuela de tu deseo sería como el afán de esos industriales que maduran la fruta a destiempo, para más pronto enviarla a los mercados.
Sería como el ansia del niño que bebe la limonada antes de que acabe de disolverse el azúcar.
"Yo no puedo vivir sin esto" -dices.
Di más bien: -"No puedo vivir con este deseo".
Si escondes tu ansiedad en lo hondo de tu corazón y sólo dejas que asome una quieta, dulce y suspiradora esperanza, más pronto de lo que imaginas lo soñado llegará sonriendo y te dirá: "AQUÍ ESTOY".

4 comentarios:

Verónica C. dijo...

Yo solo sé que un deseo te lleva a otro y que cuando ya no deseas todo lo que te viene lo aprecias de corazón y te alegra la vida.

Pero claro, somos humanos densos y no se mantiene ese estado de gracia mucho tiempo aunque hay que tratar vivir con desapego.

Abrazos angela

pluvisca dijo...

Nos enseñan muy poco a tener paciencia asaber fluir...pero solo de ese modo se pueden disfrutar las cosas...

buena reflexión Angela

besos

rodolfo dijo...

aleccionador tu posit de hoy Ángela
me ha gustado

Esilleviana dijo...

Hoy en mi noche tu luz impera,
veo tu rostro resplandecer,
y en mis ensueños sólo quisiera
enarbolarte como bandera
¡y a ti abrazado por ti vencer!

A. Nervo

entre perseverar, creer e ilusionarse navegan los sueños, algo que no siempre sucede.

Un saludo