29.9.11

jueves

“Estás son las últimas cosas -escribía ella- desaparecen una a una y no vuelven nunca más. Puedo hablarte de las que yo he visto, de las que ya no existen; pero dudo que haya tiempo para ello. Ahora todo ocurre tan rápidamente que no puedo seguir el ritmo. No espero que me entiendas. Tú no has visto nada de esto y, aunque lo intentaras, jamás podrías imaginártelo. Éstas son las últimas cosas”
 “[...]de repente, después de todo este tiempo, siento que tengo algo que decir y que si no lo escribo rápidamente, mi cabeza estallará. No importa si lo lees, ni siquiera importa si voy a enviar estas líneas, suponiendo que eso pudiera hacerse. Tal vez te escriba sólo porque no sabes nada, porque estás lejos de mí y no sabes nada”
 “La gente es capaz de cualquier cosa y cuanto antes te des cuenta de ello, mejor te irá”
 “¡Tantos de nosotros nos hemos convertido otra vez en niños! No es que lo hayamos buscado, ya me entiendes, ni que seamos conscientes de ello. Pero cuando la fe desaparece, cuando comprendes que ni siquiera te queda la esperanza de recuperar la esperanza, entonces tiendes a llenar los espacios vacíos con sueños, pequeñas fantasías y cuentos infantiles que te ayuden a sobrevivir”
 “Para vivir, es necesario morir, por eso tanta gente se rinde, porque sabe que no importa cuan duramente pelee, siempre acabará perdiendo y, entonces, ya no tiene sentido la lucha”
“La gente habla de cualquier cosa, sobretodo de aquellas de las que no sabe nada”


1 comentario:

javier dijo...

hay dias que descubres que has estado dormido, que no soñando, que se te va el aire y el sol no te calienta
que todas las palabras son pocas
y que carajo !! qué he hecho para evitarlo ?
bueno, ese renacer, ese volver a nacer, la catarsis
para encontrar respuestas a eternas preguntas
y bla bla bla
pues claro que los sueños son alimento del alma !