30.12.07

Un hombre susurró: Dios, habla conmigo.
Y un ruiseñor comenzó a cantar...
Pero el hombre no oyó.
¡Entonces el hombre repitió:
Dios, habla conmigo!
Y el eco de un trueno, se oyó...
Mas el hombre fue incapaz de oír.
El hombre miró en derredor y dijo:
¡Dios, déjame verte!
Y una estrella brilló en el cielo...
Pero el hombre no la vio.
El hombre comenzó a gritar:
¡Dios, muéstrame un milagro!
Y un niño nació...
Mas el hombre no sintió el latir de la vida.
Entonces el hombre comenzó
a llorar y a desesperarse:
¡Dios, tócame y déjame saber
que estás aquí conmigo...!
Y una mariposa se posó
suavemente en su hombro...
El hombre espantó la mariposa con la mano y,
desilusionado, continuó su camino,
triste, sólo y con miedo.


Escuchen la oración

2 comentarios:

CASANDRA dijo...

cómo nos cuesta ver... y cuánto sufrimos por eso no? necesitamos la tangibilidad de que nos quieran y nos lo digan y lo demuestren y así siempre por los siglos de los siglos amén.un beso grande Angela, y buen 2008.

Z E N dijo...

como que esta todo dicho ahi...
Te mando un abrazo grandote.
(sabes? no pude ver el video del link que me enviaste)